dijous, 29 de desembre de 2011

Merry Christmas Trisa

Solo el viento rompe el silencio de este árido pueblo del lejano oeste hasta que, súbitamente, tres personajes montados en unas extrañas criaturas irrumpen en la principal calle de Natividad.
Mientras, en el bar de este mismo pueblo, un hombre espera saboreando quizás su último bourbon sentado pegado a la barra del antro casi vacío. Tan sólo el barman, un hombre bajito, calvo y con bigote, acompaña a su cliente desde el lado opuesto de la barra, mientras seca unas copas gastadas por el paso del tiempo.
- Señor, creo que es la hora. - El barman apenas ha susurrado estas palabras, está claro que se encuentra aterrorizado. Natividad nunca volverá a ser la misma a partir de este día.

El cliente levanta su abundante figura de la mesa, deja un billete de los grandes y se larga sin esperar el cambio, arrastrando un gran saco de color rojo, tan gastado como el cristal de las copas del bar, o como ese uniforme que lleva y que tanto le pica, que lleva siglos picándole, pero nunca ha tenido tiempo o, mejor dicho, ganas, de cambiar por uno nuevo, suave y de un color rojo carmesí. La empresa que lo patrocina hace muchos años que se olvidó de él, tan sólo utilizan su nombre como reclamo comercial, pero el hombre hace tiempo que dejó de existir para ellos, desde que firmó con sangre el contrato que lo convertiría en uno de los personajes más famosos del universo. Ya no es un ser de carne y hueso, si no tan sólo un personaje de ficción que incita al consumo, al derroche sin control.

Santa Claus consigue llegar dando tumbos hasta las puertas basculantes del salón, las empuja y estas se rebelan golpeándole en los brazos mientras se vuelven a cerrar justo detrás de su inmenso cuerpo. Echa un vistazo y allí los ve, en medio de la calle, los tres, aún montados sobre sus camellos. Santa se acerca poco a poco, sin prisa.

- ¿A qué venís? - pregunta Santa
- Bien lo sabes, pagano – contesta el jinete de la barba blanca. Santa lo conoce muy bien, es un sacerdote proveniente de la India. Melichior le llaman. Dicen que es un gran brahman.
- ¿Y si os digo que me da igual todo?, ¿que por mí os podeis ir Natividad y vosotros a la mierda?, sólo quiero que me dejéis vivir tranquilo. Estoy harto de tanta competitividad sin ganar nada a cambio.
- Desde que apareciste en el mundo cristiano no has dejado de quitarnos protagonismo. No somos más que una sombra de lo que éramos, y todo por culpa tuya y de esa marca de bebidas que te patrocina. - este es Bithisarea, el sacerdote de origen árabe.
- ¿Y de qué me ha servido a mí?, ¿acaso no veis mis andrajosas ropas?, ¿no me oléis?
- Tú eres el culpable de nuestra desgracia, y por lo tanto debes pagar. Hoy, aquí, sólo quedará un símbolo de la navidad: tú o nosotros. - el último que faltaba por hablar, Gizbar el persa, el más arrogante de los tres sabios.
- ¿ Y qué vais a hacer? ¿vuestros camellos me van a venir a morder hasta que me maten?, porque a vosotros no os veo demasiado preparados para darme una paliza.
- Nuestros pajes están situados estratégicamente en los tejados con sus rifles de precisión. A una señal nuestra serás historia.
- ¡Bah!, eso ya lo soy. Incluso aún será peor para vosotros. Me convertiréis en un mártir, y ya veis que bien le fue a vuestro Mesías. Ese sí que será vuestro fin.

Están tan concentrados en su discusión estos cuatro personajes que no se dan cuenta del hombre que escucha a tan sólo unos metros de ellos. Su rostro y las entradas en su frente delatan que tiene más edad de la que aparenta, está atento a lo que aquellos seres comentan, semblante serio, aunque su cuerpo se mantenga relajado apoyando el trasero sobre el borde de un abrevadero. El primero que lo descubre es Bithisarea.

- ¿Qué haces tú ahí? - exclama contrariado el sacerdote.
- ¿Yo?, escuchar.
- ¿Te diviertes a costa nuestra o qué? - parece que al árabe no le gustan los cotillas.
- Más bien me avergüenzo.
- ¿Ah, sí?, ¿y eso, listillo?
- Bien, tanto Santa Claus como vosotros tres, sabios, magos, reyes, etc, etc, habéis conseguido que las navidades sean una tortura. Por vuestra culpa mucha gente se estresa por no saber qué regalar, o se decepcionan con los regalos recibidos, o se deprimen por no recibir nada de nada. Por vuestro mensaje comercial, al final los regalos no se hacen de corazón, si no por obligación, habéis corrompido el verdadero espíritu navideño que consistía en la reunión familiar, y el desear de corazón que la felicidad, la paz y la salud se extendiera por todo el mundo. ¿Sabéis cuantas familias se han discutido por vuestra culpa?

Ahora el que habla es Santa Claus, visiblemente enojado, con el rostro tan rojo como su traje.
- Oye, ¿tú quién cojones eres? Dime ahora mismo tu nombre que voy a olvidarme de todo lo que me hayas pedido.
- ¿Lo que te he pedido?, no te he pedido nada para mí, tan sólo quiero quedarme como estoy, con mi trabajo, mi familia, mis amigos, es decir, seguir con mi vida como hasta ahora, sin que nada ni nadie me lo toque.
- ¡Ajá, aquí estás!, esto es lo que pide este tío:
“mi único deseo este año es que mi amiga Teresa vuelva a tener salud, que recupere las fuerzas para andar y para viajar, como tanto le gusta. No hace falta que le devolvais la sonrisa porque eso nunca lo ha perdido, por muy jodida que haya estado. Tan sólo eso, y el resto dejadlo como está, no lo toquéis.”

Santa Claus se queda en silencio, mirando la carta que acaba de leer en alto, sin saber qué decir, rascándose la cabeza con su mano izquierda. Mientras, los reyes hacen una señal a sus pajes para que bajen las armas y se marchan todos juntos por donde han venido. Con un poco de suerte, alguno de ellos se sentirá tan mal que hará todo lo posible por cumplir con el deseo de aquel hombre... ojalá, por Teresa.

Licencia de Autor