dissabte, 30 d’agost de 2008

La entrega de premios



Aquí estoy, sudando como un oso polar en una playa del Caribe sin sombrilla. Me miro la palma de las manos, están cubiertas de ríos de sudor desbordados de su cauce, cada una de las lineas que teóricamente describen mi pasado, presente y futuro. ¿De verdad está escrito en estas lineas que esta noche voy a dirigirme al público para agradecer los premios que se me han concedido y, a su vez, anunciar las personas con las que yo los comparto?
Los nervios me atenazan, tengo que intentar tranquilizarme ¿pero cómo? Ya sé, voy a recordar como empezó todo.
Hace un año me vino la idea de dejar la informática...no nos engañemos, cuando empecé en este mundo de los bytes pensaba que se trataba de otra cosa, y sí, esencialmente es un mundo divertido y distraido, pero cuando se mezcla en la coctelera de los beneficios, la lucha por el poder y la optimización de tiempos, se obtiene el “Business Cocktail”, muy cargado y de sabor amargo, que se debe tomar con mucho hielo para quitarle el sabor a podrido.
Desde entonces pensé en tomarme de forma tranquila pero seria la posibilidad de ser...escritor. Parece una idea descabellada, seguramente lo sea, pero tal como lo pensaba ya me vino a la cabeza la primera idea para mi primera novela. El caso es que un año después he tomado muchas notas pero no he escrito ni una puñetera linea. Como ví que la cosa iba para largo y no soy más que un novato pensé que me iría bien entrenarme en relatos cortos. Esta idea me vino a partir de un concurso del FNAC de relatos cortos. Ese primer relato me salió de una forma fluida, en una hora lo había pensado y terminado, y lo mejor de todo, quedé completamente satisfecho de él. Me gustó tanto que decidí hacer un blog íntegramente de relatos cortos hechos por mí, para poder comprobar con el tiempo mis progresos.
Comencé contando mis experiencias diarias en la bicicleta, en urgencias del hospital después de pasarme un mes convaleciente por un problema de vesícula, para luego mezclarlos con otros relatos fantasiosos y algunos que buscaban sembrar la duda en la ética o en las creencias del lector.
Durante estos cinco meses que llevo escribiendo en mi blog me he ido divirtiendo cada vez más, mis relatos son como bonsais que voy regando y podando en mi editor de texto buscando que luzcan visualmente y que faciliten la lectura de aquellos que se dignan a leerlos. Mi objetivo es que una vez hayan cogido confianza, estos lectores asiduos se atrevan a hacerme críticas cada vez más duras, con las que yo pueda crecer como escritor. No es difícil escribir, lo difícil es escribir bien, llegar a tocar la fibra del lector, conseguir que su estado de ánimo cambie con aquello que lee, ya sea para estar más alegre, triste, cabreado o asustado, e incluso hacer que recapacite sobre sus propias convicciones. Me encantaría poder leer algún día en un blog en el que nunca antes haya entrado : “Teneis que leer este relato en Retalls de Lectura, es muy ...”
En ese momento el presentador de la gala anuncia:


- ¡ Un fuerte aplauso para este otro ganador de los premios “Paracelso” y “Por su Amistad”! El señor Wambas.
Varios asistentes aplauden tímidamente, mi novia aplaude con un fervor exagerado en tal contexto. Estoy seguro que me estoy poniendo rojo. Me levanto y me dirijo hacia el presentador. Éste me ofrece el micrófono para que diga unas palabras, las manos me siguen sudando.
- Buenas noches amigos, antes de nada dar las gracias a Maria Teresa y a 2Rodes por concederme estos premios. A todos nos gusta que se acuerden de nosotros a la hora de despachar elogios, sean más o menos merecidos. También me gustaría añadir en mis agradecimientos a Horabaixa por un comentario que me dejó en uno de mis relatos y que para mí es tan importante como los premios. Cito textualmente:

Se m'han esgarrifat fins i tot les cames. Això no recordo que em pases mai. “
- Y una vez hechos los agradecimientos me toca a mí repartir estos premios.
El premio “Por su amistad” está dedicado a mis más antiguos lectores, que han sido las personas que me han mantenido escribiendo en los momentos bajos:
Si no fuera porque este premio lo he recibido de ella, también añadiría a Maria Teresa, vaya desde aquí mi agradecimiento hacia ella.

- El premio Paracelso, se lo entrego a mis dos últimos descubrimientos, ambos blogs me han encantado por su vistosidad y por su calidad de contenidos:
TelamaMaria



- Espero poder volver más a menudo a esta gala y repartir los premios que gane entre nuevos blogs que vaya descubriendo y que me sigan maravillando.
Vuelven los aplausos tímidos mientras me retiro a mi mesa, mi novia sigue aplaudiendo como una posesa; nada más sentarme me da un beso. Yo, que sigo rojo, no sé dónde mirar, así que cojo la copa de cava y me la bebo entera de un trago.

dilluns, 25 d’agost de 2008

El vell - El anciano


Català
Español_Français_English
 
Cau la nit damunt Sarajevo, acompanyant la neu que està començant a quallar sobre els carrers empedrats de Bascarcija, el barri antic de la ciutat. Aquí és on el Hamil té la seva botiga d'artesania que, com les dels seus veïns, és molt freqüentada pels turistes a l'estiu, i està pràcticament deserta a l'hivern, quan, irònicament, la ciutat és més bonica i té molt més a oferir als seus visitants. L'olor del cevapi impregna l'aire, i el so dels cisells dels artesans sobre el metall es barreja amb la crida a l'oració del muetzí des del minaret de la mesquita.
Hamil aprofita les últimes hores de treball per cisellar una tetera que pensa vendre a bon preu a algun turista àvid de souvenirs originals. Treballa amb precisió i esforç, cada dia es poden sentir des del carrer els seus cops acurats sobre la plata o qualsevol altre metall que li calgui gravar. Malgrat la seva aparent longevitat, no li tremola el pols i les seves mans són precises en cadascuna de les seves accions. És tot un artista donant forma o pintant qualsevol objecte.
Tan concentrat està en la seva feina que no s'adona que algú ha entrat a la botiga. El visitant es queda a l'ombra - cada vegada més creixent que es projecta en una de les cantonades de la botiga - observant treballar l'artesà. Passa una bona estona fins que en Hamil percep que no està sol, i sense ni tan sols alçar la vista diu:
- No ets benvinguda, Segadora de Vides.
- Ha estat difícil trobar-te, vell, et mous bé pel meu territori, hi eres tan a prop meu que ni tan sols et veia.
El vell aixeca la mirada buscant els ulls del seu visitant, però el que veu és l'ombra d'un rostre, l'ombra d'un cos, una ombra dins de l'ombra del capvespre a la seva botiga. En aquesta foscor es perfila una capa, una caputxa i una dalla.
- Com has aconseguit trobar-me?
- Durant segles t'he buscat entre els vius, fins a arribar a entendre que on millor et podies amagar era allà on jo feia les meves grans collites. Des de llavors he estat sempre després de la teva pista, pisándote els talons, i al final t'has demorat massa temps en aquest país, el suficient per donar-te caça. No pots estar fugint sempre, deixa que faci la meva feina i per fi podràs descansar eternament.
- Estava esgotat, i al final havia arribat a un lloc on em trobava bé, treballant en el que era la meva passió des de fa segles ... quant fa que em busques?, ja ni me'n recordo de quan vaig començar a fugir.
- Quan la pesta va assolar Barcelona al segle XIV. Com molts altres vas caure malalt, i fins i tot et van pujar a la carreta dels morts abans de que estiguessis mort. El meu error va ser que eres un altre de més entre milers, massa feina per a una sola dalla, de vegades passen aquestes coses, però normalment no trigo a rectificar els meus errors. Tu ets l'únic que ha aconseguit evitar-me durant tant de temps.
- Ara ho recordo, de sobte em vaig trobar sa i conscient entre una muntanya de cadàvers que estaven a punt de cremar, vaig sortir d'entre els cossos i vaig fugir abans que em tornessin a intentar cremar, aquesta vegada per bruixeria. Des d'aleshores no he deixat de canviar de llar, sempre buscant aquells llocs per on acabaves de passar delmant poblacions, ja fos per malalties o per guerres, imaginava que tu estaries massa embolicada en el teu treball com per veure'm.
- I ara, estàs preparat per rebre el cop de la meva dalla?
-Mai no s'està preparat, si la salut t'acompanya, com més vell ets més ganes tens de viure, te n'adones que tens més coses que oferir als altres. No, no vull morir. En aquest aspecte sóc un egoista, ho sé.
- Si et serveix de consol has de pensar que has de deixar lloc als nous, cadascun té el seu temps i el teu fa molt que va passar.
- I què m'espera a l'altre costat?
- Res
- ¿Res?. ¿Deixem d'existir així, sense més?
- I què esperaves?, Viure per sempre?, Ser un déu?. Ni tan sols jo sóc etern, desapareixeré en el mateix moment que la vida s'extingueixi de l'Univers; sense vida, la mort deixa d'existir, i pots creure, vell, que tinc ganes de que arribi aquest moment. En un moment estàs conscient i al segon després ja no existeixes, ni tan sols hi ha foscor ... de fet no hi ha RES.
- ¿I la reencarnació?
- És una mentida. Dona't compte que els mateixos budistes la menyspreen i desitgen que la seva ànima desaparegui com a unitat i s'uneixi a un tot. Tant se val com ho miris, l'ésser deixa de ser.
- Però si més no, tenen raó en l'existència dins d'un tot?
- Sí, però en aquest tot no hi ha ni rastre de cap ens unitari. Diguem que és un altre ens sense consciència d'existència.
- Així, que totes les religions ... mentida?
- Sí, només serveixen per esmolar la meva dalla i poder segar més vides a cada cop. De totes maneres ...
- De totes maneres?
- De tota manera, dic, ni tan sols jo sé què hi ha més enllà de l'univers, no sóc més que un altre ens que es mou entre les dimensions però que tampoc pot arribar a comprendre l'infinit, ja t'he dit que jo també sóc finit i per tant el meu coneixement només arriba a les dimensions de l'univers finit. Potser el teu desig egoista de ser etern pugui donar-se d'alguna manera que jo no arribo a comprendre, però dubto que hagi quelcom per sobre de l'univers que es pugui preocupar per ens tan absurds com vosaltres els humans. I ja està bé de xerrada!, Pensa en alguna cosa bonica abans de desaparèixer.
- Només se m'acut pensar en un somni que vaig tenir de petit, al cap i a la fi, els somnis tenen la mateixa validesa que la vida ja que no deixen de ser experiències que un ha visc ...
La nit ha caigut sobre Sarajevo. A Bascarcija ja només queda una botiga oberta. L'Emir s'acosta a preguntar-li al Hamil per què no ha tancat encara quan en entrar a la botiga del seu amic es troba a aquest amb la cara sobre la taula de treball. Li tanca els ulls mentre xiuxiueja una pregària a Al·là per l'ànima d'aquell que sempre va ser vell.

dimecres, 20 d’agost de 2008

Denny Colt

Los ancianos acababan de aparcar el coche en su parquing subterraneo, vacío a esas horas de la noche; habían ido de boda y el festejo se había alargado más de lo previsto. Estaban contentos pues acababan de presenciar la boda de uno de sus hijos. De los cuatro que tenían ninguno vivía ya con ellos, éste era el último que quedaba por independizarse, y un sentimiento de nostalgia se entremezclaba con otro de alivio por el trabajo cumplido, habían conseguido llevar adelante la familia sin que nunca faltase la comida en la mesa, aunque hubiesen pasado por momentos difíciles en más de una ocasión.
En esos pensamientos estaban mientras se dirigían a la puerta del aparcamiento cuando de repente ambos notaron el filo de sendas navajas presionando sus gargantas. Nadie podía ayudarles…
Ocultaba su rostro bajo la sombra de su amplio sombrero de fedora al estilo años 30; llevaba chaqueta tres cuartos marrón claro con el cuello levantado, corbata, pantalones grises y zapatos negros, un poco descuidados, como si hubiera estado andando entre el barro.
Hacía más de media hora que estaba apoyado bajo la farola averiada, esperando alguien o algo. La curiosidad me llevó a acercarme disimuladamente a él, pero cuando intenté adivinar su rostro entre las sombras él lo bajó aún más en el acto de sacar un cigarro de un paquete que llevaba en el bolsillo izquierdo de su chaqueta. Al llevarse el cigarrillo a la boca pude ver que llevaba guantes. En el acto de encenderlo, la llama me mostró algo que me dejó perplejo: llevaba una especie de antifaz en su rostro, o al menos eso parecía…no era posible.
En ese momento recordé los comics que leía de pequeño, uno de mis heroes favoritos era aquel detective americano que había vuelto de la muerte y que siempre llevaba sombrero de fedora y un antifaz cubriéndole el rostro…¿cómo se llamaba?
De repente, un coche ilumina la calle por un momento, gira y se adentra en un aparcamiento subterraneo. Algo ocurre, el enmascarado tira el cigarrillo que hace un momento ha encendido y comienza a caminar con paso firme hacia el edificio del parquing por el que se ha perdido el coche. Lo último que recuerdo de él es ver como abre la puerta del edificio sin sacar ninguna llave y sin aparentemente forzar la cerradura.
Los dos chorizos mantenían sus navajas oprimiendo las gargantas de la pobre pareja. El plan era robarles lo que llevaban, matarlos y dejarlos en el maletero de su propio coche. Así también tendrían tiempo de sobra para desvalijarles la casa sin que nadie les molestase. No pensaban darles la oportunidad de vivir, al fin y al cabo así se evitaban dejar testigos.
-Hazte el heroe, viejo, y matamos a tu mujer. Dame la cartera, el reloj, el anillo, las llaves del coche y de tu casa.

El pobre anciano estaba aterrorizado, ¿qué podía hacer él contra dos hombres más jóvenes y armados?, no lo quedaba más remedio que obedecer y rezar.

De repente la luz del parking se apaga, todo se queda a oscuras. En cuestión de segundos ambos ancianos notan como las navajas que les oprimían con fuerza caen, así como también oyen caer cuerpos y golpear contra el suelo. No se pueden ni mover del terror, y de nuevo se ilumina todo, pero cuando miran a su alrededor tan sólo ven dos navajas en el suelo, no hay ni rastro de los ladrones.
La noche es cerrada en el cementerio de Central City, y solamente la luna es testigo de lo que allí está sucediendo. Por la mañana, el guarda avisará a la policía que hay dos hombres en estado de shock sentados, con la mirada perdida, encima de la tumba de Denny Colt.

dimarts, 19 d’agost de 2008

La princesa del parque

El anciano se acerca poco a poco a la papelera. Ha visto un periódico que con un poco de suerte le permitirá tener un rato de entretenida lectura, no le importa que la noticia sea de hoy o de hace diez años, hasta que él no la haya leido no habrá sucedido.
El diario está arrugado y manchado de barro, seguramente alguien lo ha utilizado para limpiar sus zapatos, pero afortunadamente tiene todas sus hojas enteras.
El anciano se sienta en un banco al lado de la papelera, se humedece un dedo con la punta de la lengua y con él pasa la primera hoja. Va diciendo en voz baja lo que va leyendo, así aprendió a leer en el colegio hace muchos muchos años.
La mañana pasa poco a poco, de vez en cuando levanta la cabeza para mirar al infinito y asimilar lo que acaba de leer.
Al terminar, se levanta lentamente del banco y se guarda el diario en su carrito. Por primera vez en toda la mañana se da cuenta que hace frío, se pone la bufanda sucia enrollada al cuello y continúa su busqueda diaria de comida en las papeleras del parque. Esa es su forma de subsistencia desde hace varios inviernos, cuando sus ahorros se terminaron y el dinero de la pensión no llegó para pagar la residencia de ancianos, al no tener a nadie que pudiera hacerse cargo de él lo dejaron en la calle. Desde entonces duerme cerca de la figura metálica del zorro que da nombre al parque, y tan sólo lo abandona cuando el frío húmedo que cala los huesos es insoportable y se ve obligado a ir a un albergue.

- ¡Vaya!¿Qué es ésto?, parece un broche.

El anciano coge el broche de la papelera y lo mira atentamente. Tiene roto el enganche pero es muy bonito.

- Seguro que le gusta a la princesa. Se lo voy a llevar ahora mismo.

Sin perder un momento se olvida de su búsqueda de comida y se va a buscar a su princesa, que vive en la parte alta del parque. Aunque ella tiene más o menos su edad, el anciano la ve como una joven, de ojos felinos pero tristes, los de una persona a la que han robado su orgullo violentamente.
La princesa se encuentra sentada en su banco, dando de comer a las palomas que se arremolinan a su alrededor. La comida que cada día le trae el anciano prácticamente no la prueba y se la guarda a las palomas.

- ¡Princesa!, ¡le traigo un regalo!

Ella mira curiosa al anciano y avanza una mano hacia la que éste le tiende. Él le da el broche y busca la expresión de su cara. De repente, de los ojos de la princesa brotan unas lágrimas, y su boca dibuja una triste sonrisa.

- Es muy bonito, muchas gracias. ¿Quiere usted sentarse a mi lado y ayudarme a dar de comer a las palomas?
- Sería un placer.

El anciano se sienta al lado de su princesa, y ambos se quedan en silencio tirando migas de pan a las palomas. De vez en cuando él levanta la vista hacia la mujer que tanto ama, pero ella sigue mirando a las palomas, aún con su triste sonrisa dibujada en sus labios.
Cuando la noche comienza a caer sobre el parque, el anciano se levanta y se despide:

- Buenas noches, Princesa. Si necesita algo ya sabe dónde estoy.

Ella le mira agradecida pero sin decir nada.
El anciano se va en silencio en busca de su banco, hoy no ha comido nada en todo el día y además hace frío, pero está contento porque ha hecho sonreir a su princesa.

Licencia de Autor