diumenge, 20 de desembre de 2009

Nochebuena

Esa mañana del 24 de diciembre, Alicia se sentía con muchas ganas de vivir la navidad, así que vistió a su niño con unas cuantas capas de ropa, lo puso en el cochecito y salió a comprar los últimos regalos para esa noche. Eran las primeras navidades que Hugo iba a vivir conscientemente, con casi dos añitos y medio, y su madre tenía muchas ganas que llegase la hora de los regalos para poder ver a su hijo agitándose de alegría. Era un día espléndido, frío y soleado, de los que animan a caminar por las calles del centro de Barcelona. Su marido, Xavi, trabajaba esa mañana y hasta el mediodía no estarían los tres reunidos.
Alicia se acercó al Mercat de la Boqueria y allí comenzó a dar vueltas entre las diferentes paradas. En una de ellas se encontró con una mujer de unos sesenta años, muy amable, que le regaló un par de mandarinas a su hijito Hugo. Alicia no vió nada excepcional, sólo una señora mayor con un gesto tierno hacia su niño, pero, sin embargo, Hugo veía más: él veía un aura diferente en esa mujer, un aura como el que él veía siempre que su mamá le ponía delante de un espejo.
Más adelante, los dos pasan delante de una parada de compra-venta de libros usados, el dueño de la misma ve pasar a madre e hijo y les hace un comentario:
¡Vaya, vaya!, no sé si es más guapo el churumbel o la mamá. ¡Qué suerte tiene el padre!


Alicia mira al hombre y responde con un gracias de compromiso, mientras piensa en el mal rollo que le da ese individuo, sin saber por qué. Pero Hugo ve más allá, y también puede observar el aura diferente de este hombre: un aura negra, siniestra, diferente al dorado suyo. Un temblor recorre la espina dorsal del niño, que en ningún momento llega a llorar.
El hombre se queda pensativo, con una media sonrisa dibujada en su boca, una mueca que a cualquiera le hubiese parecido un gesto amable, pero sin embargo, un pensamiento malvado cruza su mente.


Alicia sale del recinto del mercado y sigue paseando por el centro de Barcelona. En breve se encontrarán con Xavi, y los tres juntos irán a hacer los últimos preparativos para la nochebuena, sin saber que las fuerzas del universo les están observando constantemente.

1 comentari:

horabaixa ha dit...

Hola Wambas,

Et desitjo molt bones festes !!!!!

Licencia de Autor