dimarts, 12 de març de 2013

Cónclave

En los pasillos sonaban los rumores de esperanza. Un sumo pontífice de Brasil, muy cercano a la Teología de la Liberación. Otros apostaban por el hombre que más había luchado contra los escándalos de pederastia en Estados Unidos, una persona de origen humilde.
Por primera vez se podía producir una revolución en el Vaticano, aires de cambio que pudieran llevar la Iglesia hasta el siglo XXI.
Los ciento quince cardenales con derecho a voto van dejando su papeleta "Eligo in Summum Ponticífem .....". Una vez depositados todos los votos, los escrutadores los validan en voz alta :

- Monseñor Odilo Pedro Scherer
- Monseñor Sean Patrick O'Malley
- Monseñor Angelo Scola
....

Uno a uno, los votos son clasificados. Una vez todos los votos han sido clasificados se cuentan.  Por lo que parece hay gran igualdad y va a ser imposible que hoy se produzca fumata blanca.

Una sombra comienza a aparecer en el techo de la Capilla Sixtina, entre las manos de David y de Dios. La sombra se hace cada vez mayor, y de pronto la oscuridad cubre toda la Capilla durante unos segundos. Luego, tal como apareció, desaparece. Los cardenales se miran confusos, no comprenden que acaba de suceder. El recuento se había suspendido por momentos. De nuevo se reanuda. Por fin se pronuncia el resultado:

- Habemus Papam!

El camarlengo Bertone se acerca hasta los escrutinadores y estos en voz baja le indican el nombre del elegido para ser el representante de Dios en la Tierra. Un rumor de sorpresa se extiende entre los cardenales presentes, era imposible que hubiese mayoría de ninguno de los candidatos. Bertone, una vez conoce la identidad del elegido se acerca hasta monseñor Scola y se lo lleva a la Sala de las Lágrimas.

Allí el antes cardenal italiano se queda solo.

Mientras el hombre escogido para ser la voz de Dios en este mundo toma conciencia de su destino, alguien aparece a su lado. No es una persona, no es un ser, es una sombra, como la que se extendiera minutos antes sobre la Capilla Sixtina. La sombra habla con una voz surgida de las profundidades de la tierra:

- Ya sabes a quién debes obedecer. Yo te he escogido, no me defraudes.

Monseñor Scola, el nuevo Papa de Roma, se arrodilla ante la sombra.

- Seguiré la senda de oscuridad marcada por mis antecesores. Juro que seré digno de mi cargo.

5 comentaris:

PabLo "Tomba" ha dit...

Tu flipas ! Satan-Papam ?

Wambas ha dit...

Allá cada uno con lo que quiera pensar, yo sólo dejo aquí un relato de ficción...o quizás no tanta ficción. Nunca lo sabremos porque lo que pasa en el Cónclave es secreto. Vete a saber si se pasan las horas jugando al mus y ya saben desde el primer momento quien va a ser el elegido por el Gran Carnero.

Miguel ha dit...

La decisión que se tome en el cónclave siempre presentara para todos la duda de si la elección es sobre todo política eclesiástica.
Personalmente no descarto que la decisión esta ya tomada y que estén ocupando su tiempo en otros menesteres.
El relato como dices es pura ficción pero parece bastante creíble que algo así pudiera ocurrir en el conclave.

Miguel Emele ha dit...

¿No saldrá elegido Bárcenas? Los caminos del Señor de los Sobres son inescrutables. Un abrazo, Wambas.

Wambas ha dit...

No lo creo Miguel,creo que es más probable que elijan a Berlusconi, ya que no ganó las elecciones italianas. Además, ya sabemos que es una persona muy estricta con el tema del celibato. Un abrazo

Licencia de Autor