dilluns, 30 de juny de 2014

Turgat: La leyenda jamás contada

Por la mañana me llegó el siguiente mensaje: "Mira este vídeo. Te vas a caer de espaldas"
No me atreví a verlo, sabiendo de quién venía sólo podía significar una cosa, que finalmente había sucedido aquello que yo llevaba años temiendo que ocurriese. Esperé a la noche, ya solo, para verlo. Por desgracia no me había equivocado, cinco años después de haber tenido la idea alguien me la había pisado. Me quedé chafado, tirado sobre el asiento con la vista fija en la pantalla del portátil.
Sumido en mis pensamientos, tardé en escuchar los pasos metálicos que sonaban a mi espalda.

- Tardaste demasiado.
- Necesitaba madurar la historia. Quería que fuese mi gran libro.
- Te tenías que haber dejado el alma en ese trabajo. En cambio le diste prioridad a otra historia menor. ¿Por qué?
- Porque soy novel, necesitaba probarme primero. No quería destrozar tu libro con mi falta de experiencia. Recuerda que ya hice una mini historia que no nos gustó a ninguno de los dos. Ambos estuvimos de acuerdo: la idea era buena, pero el nudo dejaba mucho que desear, incluso el desenlace. Nos recordaba demasiado a las chapuzas de Hollywood.
- Sabías que era la gran historia de tu vida, la obra que te podría haber catapultado al éxito.

Giré mi silla hasta quedarme frente a frente con mi visitante. Llevaba la armadura ligera con la que me lo imaginaba, ese rostro afilado, la mirada de acero incapaz de sentir piedad por nadie.

- Y tú te hubieses convertido en un personaje de leyenda. La referencia cuando se hablase de mí. "El escritor de Turgat", diría la gente.
- Aún puede ser así.
- Es imposible. No sólo nos han copiado la idea si no que además han despedazado el argumento. La historia que yo podría haber convertido en leyenda ellos la han vendido como un guión más, lleno de efectos especiales pero hueco de argumento. ¿Cómo quieres que ahora llegue yo diciendo que tengo la verdadera historia, parecida pero con matices mucho más complejos que los que muestra esa mierda de película para niños?
- Me tienes a mí. Yo no salgo en la película. Soy el hilo conductor con el que nadie cuenta.
- Pero los dos protagonistas principales son idénticos a la película. La gente creería que los he plagiado.
- Los imbéciles quizás sí. Pero si tú consigues dar a tus personajes la fuerza de la que carecen en la película a nadie le importará que sean iguales, los tuyos serán los genuinos, los originales, los que realmente tienen una vida detrás, una historia. Tú tienes la clave para hacernos inmortales.
- Es imposible, no tengo ese poder. Me falta experiencia.
- La experiencia se gana. Escucha, te han dado un golpe, muy duro, pero has tenido la suerte que te ha dado en el hombro. No es un golpe mortal, y lo mejor de todo es que ahora ya nadie se atreverá a dar otra nueva estocada. Tienes todo el tiempo del mundo para madurar la idea para darle un argumento tan creíble que hasta sirva de referencia en las clases de historia. Dale vida a tus personajes, mejor que eso, dales "una" vida. Que el lector tome partido por uno de ellos y odie al resto como si fuesen sus propios enemigos.
- ¿Y sí la gente piensa que no soy más que un plagiador?
- Tú sabes que no es así. Hace más de cinco años que sueñas conmigo, con mi vida, con la del resto de los personajes de tu historia. No puedes rendirte sólo porque unos capullos de Hollywood han tenido casualmente una idea parecida a la tuya. Lo que debes hacer es ponerte a trabajar ya en ello.
- Primero debo terminar mi primera novela, ya sabes, la que me sirve para experimentar.
- Acábala pero no te demores. Te lo advierto, si muero antes de nacer, tu morirás conmigo. Soy tu única oportunidad de ser inmortal. 

Turgat salió de la habitación volviendo a la oscuridad de mi mente. Volví a quedarme solo pensando en lo que mi creación me había dicho. Debía darle una credibilidad a mi guión, una fuerza, que incluso pudiese ser referencia en las clases de historia. Así será. Se lo debo a Turgat y a todos los fans que tiene aún antes de nacer. 

2 comentaris:

Dani Morn ha dit...

¿Desdoblamiento de personalidad? ¿Tu yo oscuro? ¿O simplemente tu subconsciente reflejado en alguien en el que no dejas de pensar?

Ánimo que como dice Turgat, ya no hay prisa. Es el momento de acabar lo que está entre manos y retomar la historia y cocinarla a fuego lento para que mantenga su singularidad con mayor calidad.

Un abrazo.

Wambas ha dit...

Es el proceso de maduración de la historia. Me quería meter tan dentro de la piel de Turgat que al final ha sido él quien se ha metido en mi cerebro. Vamos por el buen camino, aunque ya no sea una idea tan original
Un abrazo Dani

Licencia de Autor