dilluns, 8 de setembre de 2008

Mi rollo es el Rock

Medianoche de domingo, de pie junto a la ventana de mi habitación para poder escuchar mejor. No, no estoy espiando a los vecinos, al menos no esta noche. Resulta que hace menos de una hora acabábamos de acostarnos mi pareja y yo cuando de repente ha comenzado a sonar música desde la calle. En un principio no sabíamos si se trataba de alguna otra casa o de un coche, aunque pronto mi pareja ha caido en que seguramente se trataba de algún concierto de las fiestas de Santa Coloma. La música que sonaba era heavy del clásico, y lo primero que he pensado ha sido “Nos van a dar la noche”, y prácticamente este pensamiento me ha acompañado media hora más hasta que de pronto una canción me ha sonado mucho y al momento he caido en la cuenta: “Si se trata de Barón Rojo”. A partir de ese momento han comenzado a tocar todas sus canciones antiguas y de las que yo me conozco la letra desde que era un adolescente. Me he puesto a marcar el ritmo en la cama mientras mi pareja dormía, hasta que no he podido más y he decidido levantarme y acercarme a la ventana para no perderme detalle del concierto.

Malo, Chicos del Rock, Cuerdas de Acero, Las flores del mal, ... me lo estaba pasando en grande recordando aquellos estribillos que había aprendido hacía mas de veinte años. Entonces me ha venido a la memoria la fiesta de mi pueblo en la cual por primera vez “amanecí”, es decir, aguanté con otros dos “valientes”, Vicente alias Torrespaña, y Miguel es asturiano, hasta las 7:30 de la mañana; desde el momento en que terminó la orquesta y posteriormente cerraron los bares, hasta el momento de irse a la cama, estuvimos un par de horas sentados en la puerta del bar Ruta del Órbigo hablando de lo típico que se habla a esa edad: chicas, música, fútbol y amigos. Recuerdo casi como si fuera ayer, a mis trece años, que hablábamos de la chica más guapa del pueblo, Marta, yo poniéndola en un pedestal mientras que los otros comentaban que en las ciudades había infinidad de chicas más guapas, a lo que yo contestaba que ella podía competir con todas esas chicas guapas. Además, era la única chica que conocía en esos tiempos que supiera jugar a fútbol, lo que le daba más morbillo.
En esa conversación est
ábamos cuando se nos acercaron caminando por la carretera Miguel Tuercebotas y Pisabarros, ambos venían desde la plaza del pueblo descojonándose;

  • Lo que os habeis perdido. Se ha subido Caramuerto al escenario vacío de la plaza, ha gritado: “¡Mi rollo es el rock!” y tras decir esto se ha caido de espaldas y allí se ha quedado dormido. ¡Vaya mierda que lleva!.
Aunque nos perdimos la escena, todos la imaginamos perfectamente. Caramuerto era un tipo que nunca se reía...miento, a veces lo hacía, y cuando eso ocurría era capaz de helarte la sangre pues su boca se torcía en una mueca que te recordaba a un chacal o a una hiena. Parecía una persona capaz de llevarte al infortunio solo con estar cerca de tí, es decir, un gafe en toda regla. Recuerdo que en una ocasión le invitamos a una sesión nocturna de rol para dar ambiente a la partida, su cara a la luz de la vela era ya de por sí un espectáculo estremecedor. Fue una partida memorable.
Vuelvo a la realidad al lado de la ventana cuando escucho los primeros acordes de “Conciertos para ellos”, cuyo estribillo he tenido en mi mente durante esos más de veinte años que hace que conozco dicha canción:
En cada concierto de rock and roll, las campanas doblan por Bon Scott, por Janis, Lynott, Allman, Hendrix, Bolan, Bonham, Brian y Moon”. No paré hasta conocer la vida y milagros de todos estos nombres, leyendas del rock: Janis Joplin, Phil Lynott (Thin Lizzy), Duane Allman (Allman Brothers), Jimmy Hendrix, Marc Bolan (T-Rex), John Bonham (Led Zeppelin), Brian Jones (Rolling Stones) y Keith Moon (batería de The Who). Por cierto, casi siempre se ha marginado al Heavy dentro de la música, todo un error. El heavy es una música llena de cultura, de leyendas, de romanticismo, de genios. Muchos de los mejores instrumentistas proceden del heavy; guitarristas, baterías y bajistas rivalizan con los grandes del jazz.; algún cantante ha llegado a pasarse a la ópera, como es el caso del antiguo vocalista de Iron Maiden, Paul Di Anno; en sus letras hay infinidad de referencias a la mitología ( p.ej. El vuelo del Ícaro de los Maiden) y a obras literarias ( a J.R.R. Tolkien por parte de Blind Guardian o Led Zeppelin); sus canciones muchas veces están inspiradas en la música sinfónica ( Beethoven, Bach, Mozart), y al igual que pasa con sus baladas, son canciones que te ponen la piel de gallina o incluso te pueden hacer caer alguna lágrima de emoción.
Ahora mismo Barón Rojo está tocando la canción de Czardas del italiano Monti, en la que Armando De Castro, el guitarrista, da toda una clase magistral al tocar esta pieza original de violín, típica del folklore húngaro.
Me viene a la memoria que en la biografía de Led Zeppelin descubrí al seguramente más famoso mago satánico del siglo XX, Aleister Crowley; el guitarrista Jimmy Page se compró un castillo que le había pertenecido para oficiar allí misas negras. Suponía que el poder del viejo mago residía aún entre las cuatro paredes del castillo. El caso es que el hijo del cantante murió poco después de una enfermedad extraña y el batería, John Bonham, moría tras beberse, dice la leyenda, más de cuarenta vodkas con naranja. El cantante Robert Plant, siempre acusó a las prácticas satánicas de Page de la muerte de su hijo. Después de muchos años, y con mucho dinero de por medio, ambos se volvieron a reunir para tocar juntos.
Ya en el presente, tras tocar “Los rockeros van al infierno”, seguramente mi favorita, los Barón Rojo hacen un descanso para volver a los dos minutos con los bises. Han comenzado con el Difficult to Cure de Rainbow, el grupo del guitarra Ritchie Blackmore que en esta canción versionea el famoso Himno de la Alegría de Beethoven. Tras este detalle de destreza en la guitarra, vuelven a su repertorio con la más famosa de sus canciones, Hijos de Caín, yo no puedo dejar de cantarla en voz baja.
La siguiente canción la conozco pero no tanto, así que aprovecho que mi pareja se ha despertado para volver a la cama con ella y susurrarle “Estoy en el concierto de los Barón Rojo”, ella prácticamente ni se entera y me dice “Tengo un poco de frío”, entonces la tapo, la cubro con mi brazo y me quedo con ella en la cama hasta que se duerme prácticamente al acabar esa canción.
El concierto termina y yo no puedo perder ni un minuto en ponerme a escribir este relato que me lleva en un viaje en el tiempo, al comienzo de mis días freakies de obsesión por el rock.

6 comentaris:

M.TeReSa ha dit...

Caram, crec que no et van donar la nit sinó que mes aviat et van fer recordar coses del passat, un passat ple de vivències i records inesborrables que fan que revivim situacions agradables.
Et felicito per aquest recull d’informació, m’ha agradat.!!!!
Un petonassss

Wambas ha dit...

Gràcies M.Teresa. Aquest post era més introspectiu, com si ho haguès escrit més per a mi que per a publicar-ho, però ja que ho he fet ( i ho vaig escriure a les 3 de la matinada del dilluns) ho he penjat. Potser no és mala idea anar posant apunts de "dades curioses" a propers posts. Una abraçada

Miguel Emele ha dit...

Hola, Wambas. Ahora entiendo por qué fuiste corriendo a mi blog cuando publiqué una foto de una libélula titulada "barón rojo". Estás hecho una wikipedia bípeda. Me queda claro que "tu rollo es el rock". Yeah!

Wambas ha dit...

:)
muy agudo Miguel. Esto es solo la punta del iceberg, en verdad hubo un tiempo en que estaba obsesionado por todo lo que rodeaba el mundo del rock (en un término mucho más amplio que el heavy, por ejemplo era fanático de Dire Straits) pero ahora mismo me gustan mucho más los grupos de por aquí que los que vienen de por allí.
Saludos

horabaixa ha dit...

Hola Wambas,

No m'extranya que no puguessis dormir. Ja pasa a vegades. Ara com deuries disfrutar. Vaja historia del Rock&Roll en un moment.

De rebot cònec a Scorpions, i , com molt bé dius. Les seves balades esborronen.

Molts roqueros quan canten lentes emocionen.

Segur que no vares poder dormir més.........
Una abraçada.

I per un moment, has pensat que se'n haurà fet de la Marta ?????

Wambas ha dit...

Hola Horabaixa,

doncs fa molts anys que no sé d'ella. La darrera vegada que vaig parlar amb ella crec que va ser fa uns 12 anys, i ella vivia a la ciutat, malgrat que no tenia una professió definida, anava fent diferents coses i estudiant. Des d'aleshores ja no sé res més.
Va desapareixer de la meva vida com els Baron Rojo, fins que aquests tornaren de nou ficant-se per la meva finestra. Espero que ella no faci el mateix.
Una abraçada

Licencia de Autor