dilluns, 10 de maig de 2010

A la cera

- ¿Míriam Tizano?
- Soy yo.
- Tiene depilación integral, ¿verdad?
- eh..sí.
- Pues acompáñeme por favor.

Desconcertada, seguí al chico de la bata desde el vestíbulo del local hasta una habitación donde había una camilla situada en su parte central.

- Ya puede desnudarse completamente. Si quiere puede taparse con esta toalla. Hasta ahora.

Y cerró la puerta al salir.
¿Aquel chico había dicho “hasta ahora”? ¿Eso significaba que iba a volver “ahora” para depilarme él? ¿o lo había dicho como se dice “adiós”? ¿qué querría decir exactamente? Un sudor frío comenzó a extenderse por mi cuerpo. Mientras me desnudaba no dejaba de darle vueltas al asunto: ¿serían capaces de dejar que un hombre me depilase todo el cuerpo? ¿serían capaces de permitir que aquel joven me pusiera la cera y luego me la quitase?
Necesitaba dejar de sudar, de lo contrario la cera no se engancharía a mi piel, pero con aquellos nervios me era completamente imposible evitarlo. La imaginación comenzaba a formar en mi mente escenas en las que aquel joven, por cierto, muy apuesto y varonil, comenzaba a arrancarme la cera suavemente pero con firmeza. En un momento determinado, sus manos estarían sobre mi zona erógena y yo no podía imaginar cómo reaccionaría mi cuerpo ante su contacto. ¿Me dolería?, ¿sudaría todavía más y él notaría mi nerviosismo?...¿o quizás me excitaría al sentir sus manos arrancando suavemente la cera de mis partes más íntimas?
La imaginación se fue apoderando de mi conciencia mientras yacía con una minúscula toalla encima de mis nalgas, tendida boca abajo en aquella camilla, con los ojos cerrados, esperando que se abriera la puerta y entrara aquel extraño….la puerta se abrió, abrí los ojos, …

- ¿Señora Tizano?
- ¿sí?
- Depilación integral, ¿verdad?
- eh..sí.
- ¿Le parece bien que empecemos por las axilas?

La chica de la bata se quedó esperando pacientemente mi respuesta, mientras yo intentaba recuperarme de la desilusión que me había supuesto su aparición.

- Sí, por supuesto, como tu consideres mejor.

7 comentaris:

David Monfil Cusó ha dit...

Picaron ;-)

Wambas ha dit...

:P

elgafe del volcán ha dit...

ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

FEBE ha dit...

Bueno tanto como excitarse al retirarle la cera..... jajajaja, que desilusión ¿verdad?, pero ya te digo yo que esto de depilarse es como el ginecologo que de placer nada jajaja, buen texto,muy narrativo .

Wambas ha dit...

Gracias Febe. Y la verdad, a mí tampoco me parece nada erótico que te arranquen el pelo a lo bestia, pero se ve que esta Míriam es un poco especial, jejejje

M.TeReSa ha dit...

jajajajajajajaaj quin desengany pero mes val que el noi siguie perls altres menesters i no pas per un tan desagradable con la depilaciò, em quedaria mas regust !!!!
petonssssssssssss

Mireia.viatge365 ha dit...

jajajajajajja. Divertit ;)

Licencia de Autor