dijous, 23 de maig de 2013

La final del gafe



Jupp Heynckes salió de su despacho y se dirigió hacia su coche. En sus manos llevaba una caja de cartón repleta de dvds y dossiers, toda la información que habían podido recopilar sus ayudantes sobre el Borussia de Dortmund.
El nombre Borussia significaba mucho para él. Casi toda su carrera futbolística la pasó en el club de su ciudad, el Borussia de  Mönchengladbach hace ya muchos años. Fueron los años dorados de los “Fohlenelf”, los setenta, con Allan Simonsen, Bonhoff y él mismo. Pocos recuerdan ya aquellos años, también son pocos los aficionados que saben el origen del nombre Borussia, la denominación latina de Prusia. Tanto el Mönchengladbach como el Dortmund comparten este nombre, casualidades. Y en medio, el Bayern München, el Baviera, el club que ahora defiende desde el banquillo.
Este sábado puede hacer historia con este club y convertirse en el entrenador que ganó la quinta Orejona para el club bávaro. ¿Será la misma sensación que tuvo ya cuando ganó la séptima del Real Madrid? Después de aquella copa de Europa le despidieron del club, ahora es él quien ha dicho que no quiere seguir, está cansado. Pero sería tan bonito irse con el triplete…

Jupp se mete en el coche pensando en todo esto, ya ha puesto en marcha el motor cuando se da cuenta que hay un papel en el limpiaparabrisas de su BMW. Sale del coche y lo recoge. No es ningún anuncio, es un folio blanco doblado cuidadosamente. Jupp lo desdobla y lee lo que hay escrito en letras mayúsculas:

NO PONGAS A ROBBEN.

“ ¡Otro tarado que cree en gafes! Este es el primero que me deja un papelito, los otros lo han hecho con llamadas de teléfono, cartas en periódicos, todos con el mismo mensaje: no pongas al gafe.
No les falta razón, Arjen Robben es uno de los mejores jugadores de los que dispongo, un crack mundial, pero…no ha ganado ninguna final importante: dos finales de copa de europa, una de mundial, otra de copa alemana. No sabe lo que es ganar una final desde sus tiempos en el Chelsea hace ya unos cuantos años. Desde luego, si este sábado se pierde la tercera final consecutiva de Champions League habrá que pensar que realmente es gafe. De todas formas no voy a dejarlo en el banquillo, jugará de titular, porque también el destino está a mi favor: en los últimos seis años, quien gana al Barça gana el título, en cualquier competición. Manchester United, Inter Milan, Chelsea contra pronóstico, Valencia y Sevilla en copa, Madrid en copa otras dos oca…¡oh, no!, este año el Madrid eliminó al Barça en la copa y luego perdió la final con tres tiros al palo...¡Este año se ha roto esa máxima!

Da igual, jugará Robben porque somos mucho mejores que el Borussia, somos los mejores de Europa, que digo de Europa, ¡los mejores del mundo!
Aunque, mira lo que le pasó al Benfica, y nosotros hemos perdido cinco de las últimas seis finales de copa de Europa que hemos jugado: Aston Villa, Oporto, Manchester, Inter y Chelsea, siempre yendo de favoritos, varias veces con ventaja en el marcador. La única que ganamos fue a los penaltis y gracias a que el equipo contrario, el Valencia, tenía como entrenador a uno de los mayores cenizos de la historia del fútbol: Héctor Cúper. ¿Tendrá el Borussia algún gafe? Tengo que revisar los videos y los dossiers pero no me suena.
¿Pero cómo voy a sentar a Robben en el banquillo? Si lo hago y luego pierdo me criticarán por dejar fuera a uno de nuestros mejores jugadores; si sale a jugar y perdemos también me criticarán por ponerlo sabiendo que es gafe. 

¿Sabes qué? Para lo que me queda en el covento…¡que juegue Robben y yo apostaré en bwin por el Borussia!"

2 comentaris:

Miguel Emele ha dit...

Este relato es para intelectuales. Yo no m'enterao de na. je, je.

Wambas ha dit...

Ya lo avisaba en el feisbuc, este post es para eruditos en el arte del balompié, un deporte poco conocido en nuestro país.
JUA JUA JUA :)

Licencia de Autor