diumenge, 4 d’abril de 2010

El beso

Del evangelio de Judas

"La Palabra se oye por un instante y desaparece; cuando las gentes la van a interpretar, no hay en ellos de esa palabra sino un recuerdo de lo que escucharon.

Es posible que algunos le den la razón a la Palabra, otros le quiten la razón, pero, ante mi Padre, ni los unos, ni los otros tienen la razón, porque el eco de la Palabra que han escuchado ya se ha ido y no queda en ellos sino un recuerdo de lo que han oído".


- ¡No me puedes pedir esto, maestro!
- Nunca te había pedido nada y jamás te pediré otra cosa.
- ¿Por qué yo?
- Porque tú eres el más inteligente entre todos ellos, y por eso eres mi favorito. Tu destino está escrito, mi sacrificio será el tuyo propio. Tu nombre será maldito durante milenios por aquellos que en mi nombre realizarán actos atroces , y al final de los tiempos, tú te sentarás junto a mí en el reino de los cielos. Hágase la voluntad de mi padre.
Dicho ésto, el maestro besó al  alumno en la mejilla, sellando así cualquier posibilidad de réplica, y regresó a la cena junto a sus discípulos , dejando solo a Judas, que lloraba de rodillas suplicando piedad a la oscuridad, su único compañero en aquel patio.
Al llegar el alba, Judas, se dirigió a las autoridades y vendió a su maestro, tal como este le había pedido que hiciera. Después se suicidó. La historia contará que Judas actuó por envidia, odio, avaricia o desesperación, mientras su maestro estaba seguro que lo haría por fidelidad y obediencia ciega. También la historia dirá que Judas acusó a Jesús con un beso de traición, nada más lejos de la realidad, aquel beso realmente era de amor.

7 comentaris:

FEBE ha dit...

Ese tipo de Amor, no lo quiero para mi jaja.
Por desgracia, hay muchos Judas en nuestro entorno, creo que para nada era Amor, si envidia, etc,etc.

Wambas ha dit...

Hola Febe, como siempre al pie del cañón, te lo agradezco. El relato ha salido de mi imaginación, aunque documentándome un poco sobre otras alternativas al nuevo testamento basado en los cuatro evangelistas aprobados por la iglesia. Según estos críticos Judas tan sólo estaría cumpliendo órdenes. No niego que la verdadera historia fuese la de la Biblia, pero yo no estaba allí y sólo sé lo que algunos han contado, y me gustaba poder mostrar la posibilidad del Judas obediente, pues nos podría hacer pensar en el triste destino que le esperaba al pobre hombre en ese caso, despreciado durante milenios por un acto que le habría sido impuesto. Todo son conjeturas...pero es que la historia también lo es, al fin y al cabo. Un abrazo

Ignacio Rodríguez ha dit...

Magnífica interpretación. Desde luego, prefiero ésta antes que la 'oficial', tiene muchas más posibilidades dramáticas.

Wambas ha dit...

Y tanto Ignacio. Imaginate que en realidad Judas no se suicidase y decidiera vagabundear por el mundo, con la injusta carga a cuestas de su traición; allí donde fuera debería ocultarse de los sectarios cristianos que desearian vengar a su salvador...puede dar para una saga tipo El Fugitivo.
Gracias por tu comentario

FEBE ha dit...

Wambas, ¿quien sabe cual es la historia oficial?, ni tu ni yo ni la iglesia ni la Virgen Maria si existió, yo durante muchos años ya sabrás que pertenecí obligatoriamente a una secta como digo yo de la cuala al salir me liberé y ahora creo en lo que tengo en mi vida lo que tuvieron mis familiares y poco mas, lo demás ya se verá, a veces me contento mis penas con pensar en un Dios, pero este es otro tema del que te podría hablar mucho rato asi que lo dejamos aquí mejor jajaja, un beso nen.

Wambas ha dit...

Yo no sé cuál será la verdad, pero también estoy seguro que nadie la sabe, por lo que todo aquel que quiera imponer una verdad no puede ser más que un impostor. Para mí, la verdadera religión sería aquella que obliga al individuo a pensar por sí mismo, a buscar la verdad en su propio interior. De hecho, estoy tramando un relato interactivo que haga al lector a buscar la verdad en su interior. Ojalá consiga un buen trabajo.
Un abrazo y gracias por tus comentarios de nuevo

Mireia.viatge365 ha dit...

JAJAJAJAJAAJa. Totalmente de acuerdo con Ignacio.

Licencia de Autor